Las VIII Jornadas de la Asociación Española de Personalismo se llevaron a cabo del 3 al 5 de mayo en la Universidad Católica de Valencia, tomando como tema del Congreso la Bioética personalista: Fundamentación, práctica y perspectivas.

El sábado 5, Rodrigo Guerra, participó en una mesa redonda donde expuso “Comprender el inicio: Elementos antropológicos para la definición del estatuto real del embrión humano unicelular (cigoto)”, en esta ponencia destacó varias consideraciones en orden a la obtención de una definición universal de cigoto.

1. Fecundación y aparición del embrión unicelular (cigoto)

2. El embrión unicelular como organismo

3. El embrión unicelular como sistema:

– Unitario

– Vivo

– Con clase natural definida 

– Humano individual

4. A modo de conclusión: una hipótesis de definición del cigoto humano que permite reconocerlo como persona.

Rodrigo mencionó que el embrión humano en su etapa unicelular, es un sistema causal autónomo con unidad intrínseca y capaz de desarrollo autopoiético basado en una estructura biomolecular compleja denominada genotipo humano. El desarrollo celular de este sistema está finamente regulado y direccionado teleonómicamente a término.

Esta definición asegura que el embrión humano unicelular (cigoto) es un auténtico organismo de clase humana al que no puede negarse que posea subsistencia, subjetualidad y unidad esencial e individuante. La clase natural de su esencia al ser propiamente humana no nos deja dudas de poderlo definir como una sustancia individual de naturaleza humana, y por ende, como una auténtica persona, sujeto real de derechos.

Finalizó la ponencia expresando que todo organismo humano es siempre una persona humana que posee dignidad y merece respeto.

Para consultar el texto completo de la ponencia: Comprender el inicio