En 1995 se organizó una de las conferencias más importantes en vía de alcanzar la equidad de género. Junto con el CEDAW y El Cairo, la Plataforma de Acción de Beijing+5 plantea áreas de oportunidad y resoluciones a los problemas y obstáculos que con más urgencia hay que erradicar para conseguir la equidad de género. A esta plataforma se le da seguimiento cada cinco años y en el año 2000 se llevó a cabo una de las más fundamentales reuniones para garantizar su buen funcionamiento. En ésta se remarcaron los 11 puntos más importantes en los que hay que concentrarnos para conseguir un mundo equitativo.

Estos 11 puntos son:

1. Mujer y pobreza: existe un fenómeno conocido como la feminización de la pobreza, donde la mayor parte de la gente viviendo en pobreza (alimentaria, educativa, nutricional, económica, etcétera) son mujeres. Es realmente preocupante si tomamos en cuenta que la mayor parte de los 1.5 billones de pobres (es decir que ganan menos de dos dólares al día) son mujeres (UNWomen). 

2. Educación y preparación de las mujeres: uno de los puntos clave de la plataforma es empoderar a las mujeres, sin embargo esto no será posible si no se garantiza el acceso a la educación, y es evidente que, si dos tercios de los 875 analfabetos del mundo son mujeres, este derecho no está garantizado de forma equitativa. Hay que asegurar la educación hasta nivel secundaria, incrementar el número de mujeres en las universidades y eliminar el estereotipo de “licenciaturas o carreras de mujeres” para aumentar la presencia femenina en la ciencia y la tecnología.

3. Mujer y salud: aunque salud es uno de los puntos en el que México representa mayor equidad, todavía es una realidad que las niñas reciben menos atención médica dado que se le da más importancia a los hombres. Y no sólo eso, las mujeres se enfrentan a un riesgo inmenso al momento de estar embarazadas o dar a luz, no es deseable que diariamente, cada minuto, muera una mujer embarazada o dando a luz cuando la mayor parte de estas muertes son evitables, basta con garantizar medicamentos y una nutrición sana y así evitar que el 50% de estas mujeres padezca anemia (UNESCO).

4. Violencia en contra de la mujer: esto incluye violencia doméstica, violación, tráfico, prostitución forzada y violencia en conflictos armados, además de los asesinatos por honor, la violencia relacionada a la dote, el infanticidio de mujeres y la mutilación genital femenina. La violencia que con más frecuencia sufren las mujeres es la doméstica, razón por la cual mueren más mujeres de entre 15 y 44 años (UNWomen), que por el cáncer cervicouterino, el de mama, la guerra o los accidentes de coche.

5. Mujeres y la economía: la participación activa de las mujeres en el mercado laboral es necesaria, está demostrado que la equidad laboral ayuda a superar velozmente las crisis. Sin embargo, aún enfrenta obstáculos como: discriminación en la educación, menor contratación, bajo acceso a créditos, no tienen derechos a propiedades, perciben menos dinero y tienen más responsabilidades en el hogar.

6. Mujeres en el poder y toma de decisiones: a pesar de las cuotas y otras acciones afirmativas que supondrían ser temporales, las mujeres son una minoría en los parlamentos, y es necesario llegar a la equidad parlamentaria para garantizar la transversalización de la perspectiva de género, que contempla de forma real las necesidades de las mujeres.

7. Mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer: su función principal es apoyar a los gobiernos a implementar la transversalización de la perspectiva de equidad de género, incluyendo legislaciones, programas y proyectos.

8. Derechos humanos de las mujeres: los derechos humanos deben ser equitativos y para que esto suceda es necesario que la ley no discrimine y esté basada en la igualdad.

9. Las mujeres y los medios de comunicación: los medios pueden hacer una contribución histórica para lograr la equidad, sin embargo, es necesario que dejen de proponer a la mujer como un objeto (a través de la pornografía, por ejemplo), que la dejen de estereotipar y que por tanto, definan un sólo estilo de vida aceptable para las mujeres.

10. Mujer y medio ambiente: la participación de las mujeres es necesaria tanto en la formulación, planeación y ejecución, ya que ellas también se ven afectadas por la contaminación del agua y ambiente, lo que provoca enfermedades diferenciadas en hombres y mujeres. Además, al ser muchas veces las encargadas del hogar son de las que más tóxicos desechan.

11. La niña menor: para eliminar la discriminación y la violencia contra la mujer es necesario que ellas mismas no estén predispuestas a ser maltratadas. Esto sólo se puede lograr en la infancia, evitando prácticas discriminatorias en favor de los varones, el matrimonio infantil forzado, la mutilación genital, el abuso doméstico, el incesto, la explotación sexual, menor alimentación y los limitantes que se les ponen para seguir estudiando.

Estos once pasos son fundamentales para conseguir un mundo que, realmente, viva en equidad.