Hay ciertos conceptos que regulan nuestras relaciones sociales y que asumimos sin cuestionar, algunos tan importantes que su significado no se puede entender independientemente de las prácticas humanas. Uno de esos conceptos es el de “género”.

En un origen el género se refirió a la base biológica sexuada, de modo que se entendía como la interpretación social del sexo. Sin embargo, en las últimas décadas, el término se ha ido desvinculando progresivamente de su correlato sexual, dando lugar a que tanto el género masculino como femenino se entiendan como una mera construcción cultural. Esto ha conducido a que el concepto de “género” sea menos claro para el común de la gente y se vincule de modo exclusivo con la preferencia sexual, o al sexo femenino. La ambigüedad con que se usa este concepto no denota un problema terminológico, sino que manifiesta una comprensión superficial y limitada del género.

En este contexto, el Proyecto de Investigación Internacional “Igualdad y Género” convoca al I Congreso Internacional de Ideología de Género, a celebrarse el 9, 10 y 11 de febrero en Pamplona, España. El objetivo de este foro es discutir los presupuestos, fundamentos y consecuencias sociales, políticas y jurídicas de la ideología de género.

Diana Ibarra, coordinadora de la División de Género y Familia del Centro de Investigación Social Avanzada, participará en este importante evento con la ponencia: “¿Es Aristóteles al ‘sexo’ lo que Platón al ‘género’?” Diana, por medio del análisis del pensamiento de estos dos grandes clásicos, arroja luz respecto al problema del género. No es bueno privilegiar el ‘sexo’ sobre el ‘género’ (caso Aristóteles), ni ‘el género’ sobre el ‘sexo’ (caso Platón), pues ambos elementos son parte constitutiva de la sexualidad e identidad humana y de las relaciones sociales.

En el CISAV celebramos la promoción de este tipo de eventos ya que es de suma urgencia elaborar un espacio diálogo y reflexión profunda acerca de la ideología de género para así hallar propuestas y respuestas realistas que respondan a las necesidades antropológicas del varón y la mujer.