“Los cristianos en medio oriente están viviendo uno de los momentos más difíciles de su historia, “la persecución”. Desde 2003, varios países han experimentado una ola de violencia sin precedentes, que los ha sumido en un derramamiento continuo de sangre y una vorágine de terrorismo sectario. Las minorías religiosas están pagando el precio más alto y parece no haber ninguna esperanza para la supervivencia del cristianismo. Más de 200 millones de personas son perseguidas a causa de su fe. La persecución y el desplazamiento forzado de tantos cristianos, quienes experimentan la desesperación, dolor y sufrimiento, ante las amenazas del estado Islámico, DAESH o ISIS, como les llaman, han puesto a la Iglesia en una situación muy complicada en medio de un desafío insuperable ante la necesidad de dar respuesta a las carencias humanas y espirituales. ¿Cómo frenar esta situación?

Julieta Appendini, Directora en México de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, nos comparte su testimonio del viaje que realizó en días pasados a Medio Oriente. 

Descarga el testimonio completo aquí.