Querétaro, Qro. a 12 de noviembre del 2015.

 

EL DETERIORO DEL MEDIO AMBIENTE GLOBAL URGE DE POLÍTICAS ÉTICAS Y HUMANAS: EXPERTOS.

  • Se llevó a cabo en el Teatro de la República el Foro Internacional sobre el cuidado de la casa común, organizado por el Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV)
  • Participaron el Cardenal Peter Turkson, Presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz; el Gobernador el estado, Francisco Domínguez Servien, y el Nuncio Apostólico en México, Christophe Pierre.

Académicos, investigadores, ex funcionarios y representantes del Vaticano, convocados por el Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV), analizaron las implicaciones, riesgos y retos del cuidado del medio ambiente global. Establecieron que sí es posible un desarrollo y crecimiento económico sustentado en la dignidad y los derechos del hombre y su ecología integral.

En el Foro Internacional sobre el cuidado de la casa común, que se llevó a cabo en el histórico Teatro de la República de esta ciudad, participaron el Gobernador del Estado, Francisco Domínguez Servien; el director de CISAV, Rodrigo Guerra; el Nuncio Apostólico en México, Christophe Pierre; el ex presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa; y el ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Francisco Barnés de Castro; así como el Cardenal Peter Turkson, presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz.

En su intervención, el Dr. Rodrigo Guerra celebró que el foro se haya llevado a cabo en el Teatro de la República, en donde se firmó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y en donde a través de distintos momentos de la historia se ha ido madurando la conciencia sobre la importancia de que construyamos todos juntos un estado laico, una casa común desde el punto de vista político que nos permita convivir, dialogar, compartir y enriquecernos desde nuestra múltiples convicciones religiosas y de conciencia.

En este diálogo jamás debemos caer en ninguno de los dos extremos que tanto daño han hecho a la religión como al Estado: el extremo del confesionalismo de creer que un Estado debe de tener una religión particular o el otro extremo del laicismo militante y antirreligioso, que lastima, a veces hasta con violencia, como ha ocurrido a lo largo de la historia de nuestro país, a los creyentes de diversas religiones.

Explicó que la Iglesia no busca sentar la última palabra en temas medioambientalistas, sino propiciar la creación de una plataforma plural en la que se escuchen todas las voces y todas las opiniones de los distintos sectores sociales.

El presidente de la Fundación Desarrollo Humano Sustentable y ex presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa, expuso el tema “Buen Gobierno y Medio Ambiente, Perspectivas desde el Humanismo Político”. Hizo un llamado a cambiar la paradoja actual en el sentido de que el crecimiento y el desarrollo económico van contra el cuidado del medio ambiente y a desmitificar la idea de que para crecer se tiene que contaminar.

Alertó a las autoridades públicas y privadas a acelerar acciones contra el calentamiento climático porque cada vez avanzamos más rápido hacia un mayor empobrecimiento y una ruta suicida como se demuestra con los fenómenos meteorológicos registrados en el estado de Colima, en octubre pasado, así como en países de la Asia, Europa, América y Centro y Sudamérica. 

Luego de preguntarse ¿qué hay que hacer?, propuso cambiar en los siguientes quince años en tres sectores: esquemas de energía, energías renovables; el uso de la tierra; y el sistema de ciudades, en donde se privilegie el uso de transporte colectivo, en lugar del individual.

Puso énfasis en la urgencia de eliminar los subsidios contaminantes, de propiciar los apoyos económicos al uso de energía que coadyuva al deterioro del medio ambiente.

Enumeró diez acciones en materia de política pública que desde la perspectiva de la Fundación que encabeza son más que urgentes para revertir el deterioro ambiental. Entre ellas citó un incremento de energía limpia como la eólica, incremento de energía a través de paneles solares, la reducción de emisión de gases de efecto invernadero; el uso de electrodomésticos que utilicen menos energía; así como el establecimiento de políticas concretas de reciclaje y el desarrollo de sistemas integrales de transporte masivo no contaminante.

Por su parte, en su exposición el Dr. Barnés de Castro hizo un recuento de la evidencia científica detrás del cambio climático, sus implicaciones y los riesgos de no implementar acciones oportunas para hacerle frente. Manifestó que de no hacerse algo al respecto, el nivel de los mares se incrementará entre 20 y 60 centímetros para el año 2100.

Advirtió que lo anterior tendrá afectaciones severas sobre el rendimiento de las cosechas, producirá una aguda escasez de agua especialmente en el Mediterráneo y el Sur de África, incrementará el número y fuerza de los huracanes, con todas las afectaciones que ello implica para la sobrevivencia de comunidades humanas y para la biodiversidad en el planeta.

El Dr. Barnés señaló que se requiere la participación concertada de todas las naciones para enfrentar este gran reto, cada una contribuyendo en la medida de sus responsabilidades históricas, pero también tomando en cuenta las responsabilidades vistas hacia el futuro. Teneos que crecer, pero sin afectar el entorno de los seres humanos, dijo.

En su oportunidad, el Cardenal Peter Turkson, presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, hizo un llamado a la sociedad, a las personas, familias, comunidades locales, naciones enteras ya la comunidad internacional a una “conversión ecológica”, de acuerdo con la expresión de Juan Pablo II, indicó.

Comentó que a través de la Encíclica Laudato Si, el Papa Francisco busca fomentar el debate honesto y abierto sobre el cuidado del medio ambiente, al margen de interés, e ideologías particulares que perjudiquen el bien común y llama a acuerdos internacionales aplicables, sin olvidar que el mayor obstáculo para lograr el rumbo no es económico, ni científico, ni si siquiera tecnológico, sino dentro de nuestras mentes y nuestros corazones.

El gobernador, Francisco Domínguez Servién, recordó una premisa que da sustento a las acciones de su gobierno: el mejor camino del ser humano es el camino que lleva a otro ser humano. En este sentido respaldó la urgencia de instrumentar políticas públicas que generen riqueza, desarrollo y justicia pero que no representen la afectación del medio ambiente en el que crecen, conviven y se desarrollan los seres humanos.

Expuso que para construir un mundo en libertad se debe respetar la dignidad del hombre, pero también su medio ambiente. Ante el deterioro del ecosistema integral “no podemos cerrar los ojos”, por el contrario, hoy más que nunca requiere acciones en conjunto por lo que lo que está de por medio no es el presente, sino el futuro de las generaciones.

El foro contó también con la presencia del doctor Francisco Javier Porras Sánchez, coordinador de la División de Ciencias Sociales del CISAV; y el doctor Tomislav Lendo Fuentes, director de la Fundación Desarrollo Humano Sustentable.