El  Seminario de Filosofía Social “Personalismo y nueva racionalidad: La interpretación transpolítica de la modernidad en Karol Wojtyla” fue un evento que nos dio la oportunidad de escuchar la propuesta – pocas veces mencionada- de uno de los pensadores más  propositivos y lúcidos del siglo XX: Karol Wojtyla.

El Dr. Rodrigo Guerra López presentó con gran fineza  un panorama general de la propuesta filosófica Wojtyliana. En el apartado “Hacia una nueva racionalidad” el conferencista sintetizó los rasgos del  ideal moderno de la cultura occidental, donde  la racionalidad instrumental y el ideal de poder permea las relaciones humanas en todos sus niveles (opresión sistemática del fuerte sobre el débil, métodos de violencia para ‘controlar’ a través del miedo, etc). De modo tal que la alteridad (sea un sujeto concreto o un pueblo) se considera sólo en relación al propio beneficio.

El Dr. Guerra en su ponencia mostró que la filosofía de Karol Wojtyla rompe con esta racionalidad a través de su adopción del método fenomenológico y el personalismo. La norma de acción no se funda en un mandato utilitarista, ni en un a priori formal. La norma de acción está en el reconocimiento de la persona. Guiar nuestra acción por medio del reconocimiento del otro, permite que las relaciones humanas no sean necesariamente relaciones de poder, sino que se puede considerar y valorar al otro en cuanto su ser personal.

El Dr. Eduardo Gonzáles Di Pierro quiso resaltar que la fenomenología si bien es un método, es ante todo una modalidad de pensamiento, es una nueva forma de aproximarnos a la realidad y de reivindicar el valor y la misión de la filosofía. En este sentido, la fenomenología acogida por Karol Wojtyla logra una apertura a lo que el Dr. Guerra llama “nueva racionalidad de índole personalista” en la que ya no se elimina al sujeto.

La propuesta antropológico-filosófica de Karol Wojtyla es conocida por muy pocas personas, celebramos haber tenido la oportunidad de escuchar al Dr. Guerra que pudo mostrar con gran nitidez el enorme potencial filosófico (a nivel metodológico, conceptual y pragmático) que tiene la propuesta de Wojtyla. Esperamos que las reflexiones abordadas en este seminario inspiren no sólo nuestro quehacer teórico, sino sobre todo que enriquezca el sentido de nuestra acción.