Del 29 de junio al 24 de julio del 2015, se llevará a cabo el 114º periodo de sesión del Comité de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. En esta ocasión, dedicarán un espacio para discutir la posibilidad de dar un nueva interpretación al Artículo 6º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el cual reconoce como un derecho humano, la vida de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural.

Por ello, el Comité de Derechos Humanos de la ONU solicitó a la comunidad internacional el envío de informes respecto a la protección del derecho humano a la vida, dado el contexto de quienes aducen que el aborto y la eutanasia son posibles contenidos de dicho derecho. Es así que, debido a las repercusiones del debate, el Comité instó a distintos grupos, centros de investigación, fundaciones y ONG’s que se dedican a la defensa de los Derechos Humanos, colocar por escrito las recomendaciones respecto al tema.

Fueron en total 55 organizaciones de todo el mundo las que enviaron sus informes al respecto y más de 30 organizaciones solicitaron el reconocimiento y defensa de la vida del no nacido (dentro y fuera del útero materno) y a la vez, manifestaron su rechazo a considerar que la eutanasia es un derecho humano. Todas las recomendaciones enviadas al Comité, pueden encontrarse en: http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/CCPR/Pages/WCRightToLife.aspx

Con el propósito de colaborar con el Comité de Derechos Humanos en la elaboración de los comentarios generales al Artículo 6º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el CISAV envió su recomendación mediante la División de Estudios de Género y Familia.
En este documento exponemos que el artículo que están por discutir, reconoce que el derecho a la vida es inherente a todo ser humano. Es decir, es un atributo que, siguiendo la definición propuesta por la Real Academia de la Lengua Española, es esencial y permanente a su ser, no pudiendo separarse de él pues forma parte de su naturaleza y no depende de algo externo. Concibiendo entonces, al derecho a la vida, como aquél que le corresponde a todo ser humano por el simple hecho de serlo; al pretender negárselo, se le niega también la categoría ontológica a la que pertenece.

Debemos resaltar que fuimos la única institución académica mexicana que envió el informe de manera autónoma, situándonos, así, en el mapa mundial de las organizaciones defensoras de la vida humana y efectivamente involucradas en su defensa. Puedes consultar el documento completo dando click aquí.